martes, mayo 20, 2008

SOLEDAD: EL CASTIGO DE LA INDIVIDUALIDAD

¡La pena de sentirse incomprendido!

¡La tragedia de sentirse solo!


Acabamos de leer en los diarios que Hedviga Golik murió, en un país europeo, hace 42 años, cuando se preparaba a tomar una taza de té, mientras veía un programa en su televisor blanco y negro. (año 1966).

Recién la encontraron hace unos días (mayo del 2008) cuando la policía entró en su habitación. Todo estaba como hace 42 años. La habían dado por desaparecida y a nadie se le había ocurrido ubicarla en su apartamento.
Todo el mundo está conmocionado por este macabro descubrimiento.

1. Después de leer la noticia vienen las interrogantes:
  • ¿no tenía familiares que vieran por ella?, y sus amistades…¿no aparecieron?, y los vecinos…¿no sospecharon nada?, ¿puede ser posible que nadie haya tenido interés por ella…?

2. Por lo visto Hedviga vivía en la soledad total.
  • ¿vivía tranquila, metida dentro de su mundo (su departamento y su televisor)?. ¿Cuánta gente vive así actualmente?, ¿realmente son libres? ¿Se puede ser feliz viviendo solo, sin tener a nadie cerca?

3. Un porcentaje elevado de personas que se encuentran solas caen en depresiones (desánimos y tristezas agudas) y terminan suicidándose. Se sienten inútiles o incomprendidos, no encuentran un sentido a sus vidas y en un momento de desesperación se quitan la vida.



De acuerdo a estas realidades habría que recordar lo siguiente:

1. El hombre es un ser social que necesita relacionarse constantemente con los demás.

2. Necesita siempre amar y ser amado. El primer ámbito de sus relaciones de amor es la familia.

3. Todo hombre debe defender la familia. Es necesaria para la formación normal de las personas, para que éstas puedan ser estables y equilibradas y para que sean felices.

4. La individualidad es un error. La persona que piensa que es libre porque hace lo que le da la gana termina siendo el más esclavo de todos. “La libertad no es la facultad para desentenderse de… es la facultad para comprometerse con…” (Juan Pablo II, “Memoria e identidad” p. 61).

5. Son penosos los malos consejos de una sociedad relativista: “libérate”, “sepárate”, “no tienes porqué comprometerte”, “preocúpate de ti mismo” Este tipo de consejos fomenta la autonomía de conciencia, la individualidad, la desobediencia, la ruptura de compromisos y pueden ser, a la larga, los causantes de las depresiones y de la soledad.

6. Habría que volver a los consejos de siempre: “quiere mucho a tus padres y a tus hermanos” , “llega temprano a la casa para que disfrutes con tu familia”, “se fiel a tus compromisos de amor”, “si siembras amor recogerás amor”, “amor con amor se paga”, “el mal se ahoga con la abundancia del bien” “un amigo es un tesoro”

1 comentario:

Sandra dijo...

Estimado Manuel:
Leyendo tu artículo me he quedado pensando en muchas cosas:

-¿qué es la soledad? es un estado de ánimo talvez?, la soledad somos nosotros mismos que nos aislamos y permanecemos “indiferentes” frente al mundo. Si lo entendemos así, la siguiente pregunta es:
-¿es necesaria la soledad?
- muchas personas prefieren aislarse porque en cierto modo están “cansados” de este “mundo” en el que cada día vamos muriendo lentamente. Un mundo en el que sólo importo “yo” y lo demás…no, un mundo en el que se fomenta la cultura del odio, una cultura indivudualista. No sé si esto fue lo que le pasó a Hedviga ¿?
- sigo preguntándome ¿es necesaria la soledad?
- no sé si mi concepto está equivocado, pero la soledad (desde mi punto de vista) – entendida como tu espacio, como el momento para ti: para conocerte y (re)descubrirte, para morir y renacer, para cambiar, para dejar atrás lo negativo y dejar entrar lo positivo – es necesaria.
- ¿que sería del mundo sin amor? Es el amor lo que hace que esa “soledad” (entendida desde mi punto de vista) sea más llevadera. El amor es lo que hace que cada fin de semana hable con mis padres, vea a mi sobrina, sonría con mis primos, admire la belleza, contemple el firmamento, perciba el olor de las flores. El amor, sólo el amor es capaz de todo eso: puro amor.
- agrego un consejo más a tu lista, o mejor dicho una cita bíblica que me gusta mucho: “el amor todo lo puede, todo lo espera, todo lo da”.

Quiero que sepas que siempre te leo, pero hasta hoy no me animaba a comentar tu blog. Estás agregado a mi blog desde hace muchos meses (Rogers me envió tu link), te adjunto el link de mi blog: http://sandracotrina.wordpress.com [visítame!!]

Me gusta lo que escribes,
Bendiciones
Sandra Cotrina Ruiz.